¿Qué eSTaMoS aPReNDieNDo De La CoViD-19?

Después de varias semanas desde que se inició este curso tan atípico, repleto de cambios, protocolos, medidas sanitarias,… para combatir a la COVID-19, que lleva haciendo estragos en nuestras vidas desde el pasado mes de marzo, son muchas las experiencias y vivencias que estamos teniendo día a día, muchas de ellas han roto nuestras ideas iniciales, otras muchas han superado nuestras expectativas y otras tantas nos han sorprendido por no haberlas tenido en cuenta, sucediéndose de manera natural, conteniendo una gran cantidad de valores y aprendizajes que hemos ido incorporando a nuestra vida cotidiana, llenando nuestra mochila para seguir mejorando tanto a nivel personal como a nivel profesional.

¿Cuánt@s de nosotr@s habíamos pensado que los centros educativos durarían abiertos dos semanas? ¿Cuánt@s de nosotr@s habíamos pensado que sería un inicio muy duro para l@s más peques con tanta norma nueva? ¿Cuánt@s de nosotr@s pensábamos que teníamos que volver a una escuela tradicional para poder cumplir con todas las recomendaciones sanitarias? ¿Cuánt@s de nosotr@s nos hemos pasado horas y horas intentando encontrar la mejor manera para reducir al máximo la posibilidad de contagio?… y podríamos seguir así planteando muchas preguntas que formaron parte de nuestro verano, que ocuparon nuestro tiempo para poder hacer de los centros educativos “espacios libres de virus” y que pudimos compartir como inquietudes en más de una conversación con amig@s, familiares, vecinos,… pues eran preocupaciones reales, derivadas de la incertidumbre de la situación que estábamos viviendo y que al ser nueva, nadie tenia las respuestas, tan solo el TIEMPO.

Hoy ya ha pasado ese tiempo, tiempo en el que nos hemos dado cuenta de que GRACIAS A LA LABOR de los equipos docentes, familias y alumnado, todo el proceso educativo sigue su rumbo, con cambios si, pero sin perder la esencia de la educación vivida, presencial, de tacto sin contacto como diría mi profesora María José Álvarez, aprendiendo a convivir con una nueva situación que nos hará más fuertes, más responsables, más críticos, más respetuosos y, sobre todo, nos ayudará a valorar mucho más todo lo que tenemos, todo lo que antes nos hacíamos y ahora echamos de menos, todo lo que antes dejábamos pasar de lado y ahora nos agarramos como si de un tesoro se tratase.

Ahora, en estos momentos, nos hemos dado cuenta de que la verdadera educación, reside en la ilusión que muestra cada acción educativa, cada gesto, cada sonrisa, cada palabra, cada mirada,… que están por encima de la utilización de uno u otro material, de incorporar las nuevas tecnologías o de plantear proyectos a gran escala de recursos, porque como decía El Principitolo esencial es invisible a los ojos”.

Son duras, pero a continuación os muestro algunas imágenes extraídas de Twitter de los perfiles de Álvaro Sacristán (@Alsacristan), Mercedes (@Mercedesvsm) y Eduardo Muñoz (@sportaqus), que nos enseñan cómo la educación sigue, a pesar de no contar con más recursos que un espacio en el juntarse para intercambiar experiencias, superar retos y tener ese sentimiento de familia que se logra dentro de un aula:

En el área de Educación Física hemos tenido que cambiar nuestros planteamos tal y como los veníamos desarrollando hasta entonces, por ejemplo, hemos tenido que:

1. Extremar las precauciones de higiene con un continuo lavado de manos tanto con gel hidroalcohólico como con jabón de manos.

2. Incorporar la mascarilla como elemento principal de nuestra ropa deportiva a la que nos estamos acostumbrando y que, en ocasiones, nos hace difícil la propia acción de respirar, usando los espacios de respiro para recuperar el aliento y volver con las energías renovadas a seguir divirtiéndonos con el desarrollo del juego.

3. Realizar la mayoría de actividades de forma individual, sin poder usar ni compartir materiales por miedo a que, entre nosotr@s, se quiera colar el virus para jugar en nuestras sesiones.

Y esto de los materiales nos ha dado una gran lección, pues nos estamos dando cuenta que NO hace falta mucho material para crear experiencias educativas significativas que nos aporten los contenidos propios del área y que nos hagan disfrutar, independientemente de la situación que estemos viviendo, pues el juego es la mayor medicina para recuperarnos de cualquier situación. Es por ello, por lo que no quiero pasar la oportunidad de compartir con vosotr@ este vídeo, de una escuela en África, donde l@s más pequeñ@s aprenden en situaciones muy alejadas de nuestra realidad, pero CON UNA GRAN SONRISAS EN LA CARA, pues la ILUSIÓN POR APRENDER no entiende de fronteras, no entiende de regiones, tan solo fluye por aquell@s que quieren aprender mientras se divierten.

UNA VEZ MÁS TOCA REINVENTARSE, INVENTAR NUEVAS MANERAS DE JUGAR, APROVECHANDO EL ÚNICO RECURSO QUE NO PUEDE FALTAR EN NINGUNA SESIÓN, LA ALEGRÍA POR QUERER APRENDER.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s