eL áRBoL De La aMiSTaD CoBRa ViDa

   Uno de los proyectos más ilusionantes que empezamos a darle forma el curso pasado está siendo la Mejora de nuestro patio, gracias a la ayuda de toda la Comunidad Educativa contando con familias, maestr@s y alumn@s, además de contar con el privilegio de poder trabajar junto al equipo de Basurama, por eso hoy queremos recordar una transformación en el patio de Educación Primaria que se inició a finales del curso pasado, se materializó durante el mes de julio y, que en este mes de enero, se ha terminado devolviéndole la vida a nuestro árbol centenario que quedó talado tras sufrir una enfermedad, pero que ahora vuelve a resurgir en forma de flor para seguir transmitiendo aprendizaje y valores de superación, pues aunque pensemos que todo está perdido, siempre existe la oportunidad de volver a tener un significado en la vida de tod@s nosotr@s.

  ¿CÓMO SE HA TRANSFORMADO EL ÁRBOL EN FLOR?

   Una de las propuestas que surgieron en la Comisión de Mejora de Patio, formada por profes y alumn@s, fue la creación de un espacio en la zona del árbol que sirviera para relajarse, además de encontrar la manera de dotar al patio de Educación Primaria con un poco de sombra.

   Después de varias ideas y teniendo en cuenta las piezas que teníamos en el colegio en forma hexagonal, decidimos que podríamos utilizar el tronco del árbol como tallo y crear unos pétalos con estas piezas que, en su conjunto, crearán una flor que diera sombra a esa zona y que además, el día de mañana, pudiera utilizarse como casa de campo.

   Los primeros pasos que se han tenido que dar ha sido pensar en cómo montar la estructura, cómo sujetarla y subirla sobre el árbol para conseguir el efecto que queríamos. Tras varias pruebas, lo teníamos claro, por lo que gracias a la ayuda de algunas mamás que vinieron a ayudarnos y de la colaboración de algun@s alumn@s comenzamos dándole una capa de barniz a las diferentes piezas de la estructura para que soportaras las inclemencias meteorológicas, además de crear el triángulo que formará parte de la estructura como base encima del árbol.

   Con todos estos pasos dados, venia la parte más delicada, el cómo subirla encima del árbol. Lo primero que hicimos fue cortar las diferentes ramas que todavía conservaba el árbol para dejarlas todas a la misma altura y nos sirvieran como soporte para anclar la base en forma de triangulo, por lo que utilizamos una motosierra que nos dio algún que otro quebradero de cabeza, pero nada que no se resolviera para poder seguir adelante.

   Con la base fija encima del árbol de forma triangular, lo siguiente que teníamos que acometer era la manera en la que podíamos unir las tres piezas hexagonales que serán las que le otorguen de pétalos a nuestro árbol convertido en flor, por lo que gracias a la ayuda de algunas mamás del colegio, fuimos dándole forma y solucionando los primeros problemas encontrados para hacer la estructura fija, segura y que no se deformara.

   Hasta aquí lo que nos dio tiempo a realizar antes de que las clases se cerrasen el año pasado, pero el último paso se dio durante el mes de julio donde se produjo la unión entre el tallo, en forma de nuestro tronco centenario, y los pétalos, formados por las estructuras hexagonales, dándole otro significado a nuestro patio, aportando una zona de sombra que siempre habíamos querido y, quién sabe, si el inicio de una nueva zona de aprendizaje que  el día de mañana pueda convertirse en un espacio de relajación, estudio y convivencia en forma de casa del árbol dentro de nuestro patio.

¿QUÉ HA OCURRIDO ESTOS DÍAS DE ENERO?

   En la primera reunión que mantuvimos este año en la Comisión de Mejora de Patio, surgió la idea de darle un sentido social al árbol que estábamos transformando. Una de las propuestas que más gustó fue la de darle ese valor de la PAZ y la SOLIDARIDAD como punto de reunión del alumnado para compartir sus momentos de felicidad, así como reencontrarse con compañer@s con l@s que se ha podido tener algún problema y poderlo resolver, además de encontrar a otr@s compañer@s que nos pudieran escuchar, aconsejar, decir esas palabras que necesitamos para poder superar cualquier situación que nos estuviera entristeciendo. Por ello, surgió la posibilidad de tener preparado el árbol, que será bautizado dentro de poco, para la celebración del Día de la Paz el próximo 30 de enero, por lo que el pasado jueves y viernes, toda la Comunidad Educativa estuvo dándole color a la copa del árbol, formado por esos pétalos hexagonales, dándole color y devolviéndole a la vida.

UNA NUEVA ACTUACIÓN MATERIALIZADA, UN NUEVO ESPACIO QUE COBRA VIDA Y SENTIDO EN EL PATIO DE RECREO Y UNA NUEVA EXPERIENCIA QUE SUMAMOS A ESTA TRANSFORMACIÓN DEL PATIO QUE TIENE CADA VEZ MÁS RINCONES DE APRENDIZAJE Y DE RELACIÓN EN LOS QUE EL ALUMNADO PUEDE DEJARSE LLEVAR POR LA IMAGINACIÓN.