Lee BieN Y CoMeRáS MeJoR

   Como ya sabéis, durante este año le vamos a dar mucha importancia a las hábitos de vida saludable relacionados con el proyecto del CaMiNo De piEFcitos en cuanto al fomento lector, actividad física, desarrollo sostenible y alimentación saludable, aspectos que también han formado parte del primer proyecto del curso llamado LoS 5 SeCReToS De La SaLuD.

   En esta entrada me gustaría centrarme en el aspecto de la ALIMENTACIÓN SALUDABLE, sobre todo, rescatando la información del reto propuesto para conseguir la pulsera azul, relacionada con la información que muestran las etiquetas nutricionales de los diferentes alimentos que suelen estar presentes en nuestro carro de la compra, que muchas veces no son tan saludables.

¿PRESTAMOS ATENCIÓN A LAS ETIQUETAS NUTRICIONALES? 

   Infinidad de productos compramos a diario para consumir vienen de otros países o  son fabricados en el nuestro, pero todos ellos disponen de esa etiqueta nutricional donde se describe en porcentaje las cantidades de grasa, proteínas, carbohidratos, fibra, sodio, azúcares o colesterol que, normalmente, no la leemos, no le ponemos nada de atención, además porque el tamaño de la letra es mínimo. Ni con lupa se alcanza a leer claramente. Y, además, está puesta en una parte del producto que se pierde. Ciertos términos que nos suenan bien –light, integral, cero- no en todas las ocasiones corresponden a lo que pensamos y pueden confundirnos, pues nos encontramos con serias dificultades a la hora de realizar una elección acertada, por eso es importante aprender a descifrar lo que significan los ingredientes y la tabla nutricional de los productos envasados que consumimos.

photo5886324560196907867

   Comer sano es un trabajo a jornada completa. Si de verdad queremos consumir alimentos de manera saludable, siempre debemos estar pendiente de las etiquetas de los alimentos, algo que no suele ser tarea fácil. Muchas veces, los envases parecen estar hechos precisamente para lo contrario: para que desistamos en nuestro empeño por entenderlos y acabemos yéndonos a casa con algo que no buscábamos, por eso os dejo el siguiente vídeo con 10 reglas básicas para leer estas etiquetas sin errores: 

   Nuestra alimentación diaria es vital. De aquí la importancia de conocer las características nutricionales de cada alimento, prestar mucha atención a los detalles de la información nutricional. Hay que tener en cuenta que cada organismo es y funciona diferente de acuerdo a sus condiciones de salud, por ejemplo, las personas con diabetes no solo deben tener presente el contenido de azúcar, sino también las diferentes formas de carbohidratos que contienen los alimentos como las verduras, las frutas, las leguminosas, los cereales, la leche.

PERO, ¿ES TAN IMPORTANTE SABER LEER LAS ETIQUETAS NUTRICIONALES?

   El etiquetado nutricional es la hoja de vida de un alimento, es muy importante tener también en cuenta los ingredientes que el productor contiene, los cuales estarían citados en cantidades de mayor a menor. En la etiqueta todo es relevante, lo más importante es contar un una información veraz y saberla interpretar.

186a7340525bdd8ee7b2ce4510f28fe5.png

   No debemos perder de vista que comer sano no debería ser un acto puntual, por ejemplo, cuando estamos a dieta, sino que debería convertirse en un hábito -sin llegar a la obsesión- en nuestra vida. Para ello, entender qué estamos consumiendo y lo que realmente significa es la clave del éxito.

   Está claro que si no tienes ciertas nociones sobre nutrición y etiquetado de alimentos, nos encontraremos perdidos ante la gran cantidad de información (no siempre expuesta de la forma más clara) que hay en los alimentos.

¿QUÉ SIGNIFICA CADA VALOR DE LA ETIQUETA NUTRICIONAL?

   Ahora que sabemos a qué zona del envase debemos dirigirnos, toca la tarea de descifrar su contenido, para lo que podemos tener en cuenta varios puntos que nos pueden facilitar el trabajo, gracias a los comentarios realizados por vosotr@s a la hora de superar el reto y que he intentado sintetizar en los siguientes apartados:

1.Composición nutricional. Aparecerá la energía y los nutrientes principales: hidratos de carbono, proteínas y grasas. Muchas veces los envases ya llevan el cálculo de energía y nutrientes por ración de consumo habitual, pero esta no tiene por qué coincidir con la cantidad que queremos conocer nosotros; por ejemplo, la ración de cereales de desayuno suele considerarse 30 gramos y nuestra ración puede ser más o menos. También suele pasar que hay marcas que dan la información de la unidad, cuando el paquete trae más, lo cual genera confusión; por ejemplo, en el caso de las tortitas de cereales se indican las calorías de una sola tortita, cuando el paquete incluye tres unidades.

2. Ingredientes. Estos aparecerán ordenados en forma decreciente, lo cual significa que estarán colocados según la cantidad que se haya empleado de cada uno en su composición. De esta manera, podremos ver si, por ejemplo, en un paquete de pavo envasado, éste es realmente el principal ingrediente. Por otra parte, señala que las letras y números que no siempre sabemos lo que significan corresponden a los conservantes, edulcorantes o antioxidantes.

  • Energía. Más conocida como las temidas calorías, es importante recordar que no siempre es saludable consumir de forma regular un producto, aunque no nos aporte energía que tengan una lista de ingredientes tan extensa que tampoco serían recomendables, por lo que debemos tener en cuenta que el número de calorías no define a ningún alimento como saludable o no.
  • Grasas. Como detalle importante, debemos fijarnos en la calidad de la grasa y no solo en la cantidad, aunque esta última cobra mayor importancia cuando nuestro objetivo es disminuir la grasa de nuestra dieta. Por tanto, podemos encontrarnos con alimentos con grasas saludables, como el aceite de oliva virgen extra, el aceite de oliva virgen, los pescados grasos y los frutos secos como las nueces, teniendo además en cuenta que no todos los aceites vegetales son sinónimo de saludable, por lo que siempre debemos fijarnos en qué tipo de aceite de trata.
  • Hidratos de carbono y azúcares. Hoy en día, es quizás una de las partes del etiquetado que despierta más expectativa y a la vez genera más confusión. En la tabla de composición no se expresa cuáles son azúcares naturales del alimento y cuáles añadidos, por lo que deberías mirar los ingredientes, ya que allí vendrá expresado en caso de que se haya añadido azúcar. Además, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se recomienda no superar el 5% del total del valor calórico diario en forma de azúcar, un consumo superior es perjudicial para nuestra salud.
  • Fibra. No buscamos menos, sino más, de hecho, las recomendaciones de consumo son de entre 25 y 30 gramos al día, lo cual no es fácil de llegar a cubrir en el patrón de consumo habitual. De nuevo, toca repetir que no porque un producto sea integral aporta mucha fibra, ya que hay muchos productos hechos con harina blanca en lugar de integral a los que se les añade un poco de harina integral o salvado y se les denomina integrales, aunque la cantidad de fibra no sea importante.
  • Proteínas. Es la parte más fácil de leer, aunque cuando se trata de alimentos preparados podemos despistarnos bastante. Es importante que cuando los compres, te fijes en el porcentaje de carne o pescado que contienen, te sorprenderás al encontrar un fiambre o una hamburguesa con sólo un 60% de carne, ya que el resto suelen ser almidones, féculas, grasas, etc. Una forma sencilla de comprarlos mejor es buscando el que aporte el mayor contenido de carne por 100 gramos.
  • Sal. se recomienda no consumir más de una cucharadita de café en forma de sal al día, unos 5 gramos, pero, como ocurría con el azúcar, debemos tener cuidado no solo con la sal que empleamos al cocinar, sino con aquellos productos que la contengan entre sus ingredientes.

ENTONCES, ¿SON MÁS SANOS LOS ALIMENTOS LIGHT, INTEGRALES, BAJO EN CALORÍAS, 0,0% AZÚCARES AÑADIDOS,…? ¿SOLO COMEMOS ESE TIPO DE ALIMENTOS?

   En general, pero sobre todo desde que vivimos el auge de términos como sano, natural u orgánico, hay ciertas expresiones en los envases de los alimentos que suelen despertar nuestra confianza. Palabras como integral, bajo en calorías, artesanal o light hacen que confiemos ciegamente en dichas comidas, sin plantearnos si realmente son tan saludables como anuncian o si, directamente, existe una diferencia sustancial con sus equivalentes no integrales o no light. La especialista nos confirma que, en efecto, existe cierta confusión con este tipo de terminologías y que no siempre se corresponden con lo que pensamos que significan.

   Además, una de las partes que más confusión puede generar es la de los azúcares, ya que existen diversos términos para referirse a los mismos, como sacarosa, fructosa, lactosa, maltosa, dextrosa, galactosa, maltodextrina, miel, agave, melaza, jarabe, sirope, caramelo, azúcar invertido, azúcar de remolacha, concentrado de zumo de frutas, néctar o almíbar. Por lo tanto, puede que un producto emplee la palabra light porque, en efecto, es más ligero que su equivalente ‘no light’, pero eso no significa que sea realmente ligero o sano. Además, existe otra cuestión con este tipo de etiquetados que cabe tener en cuenta, y es que muchas veces se utilizan palabras ambiguas o vacías de contenido, pero con una alta carga emocional, que generan falsas expectativas en cuanto a las bondades de un determinado alimento. Por ejemplo, cuando nos ponen frases del tipo ‘producto elaborado según la receta de la abuela’, que pretenden evocar una cocina tradicional y saludable, pero se elabora de forma industrial”.

   Ante toda esta serie de condiciones, el truco es tomarse un tiempo para comparar los productos entre diferentes marcas que resulta ser, sin duda, una buena opción para realizar una compra lo más saludable posible y sin caer en errores. Lo que queda claro es que este tipo de términos por sí solos no pueden servirnos de guía.

A PARTIR DE AHORA, ESPERO QUE OS TOMÉIS VUESTRO TIEMPO A LA HORA DE ELEGIR EL PRODUCTO QUE VAYA A VUESTRO CARRO DE LA COMPRA, PUES YA CONOCÉIS TODA LA INFORMACIÓN NECESARIA PARA HACER VUESTRA LISTA DE ALIMENTOS LO MÁS SALUDABLE POSIBLE PARA CONTRIBUIR A LA MEJORA DE VUESTRA SALUD. 

One response to “Lee BieN Y CoMeRáS MeJoR

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s